¿Cómo actúa la Homeopatía?

  La Homeopatía participa en el proceso de la enfermedad, ayudando al organismo a reaccionar y recuperar el equilibrio a través del estímulo de los mecanismos de defensa y de regulación. Es una terapéutica que se enfoca desde el punto de vista biopsicosocial: entiende la enfermedad en el contexto vital de cada persona, siendo el individuo y su forma de enfermar el centro del estudio y no solo su enfermedad ().

La Homeopatía no actúa contra el síntoma para suprimirlo sino que actúa favoreciendo las posibilidades naturales del organismo, orientándolo hacia una respuesta adaptada contra la agresión o desorden que ésta ha producido en el organismo.

Los medicamentos homeopáticos, por su utilidad, excelente tolerancia y ausencia de efectos secundarios relevantes descritos, están indicados, en general, para cualquier persona, incluso bebés, niños, mujeres embarazadas y pacientes polimedicados. Se utilizan como tratamiento único o combinados con otros fármacos convencionales, tanto en enfermedades agudas (gripes, tos, diarreas, contusiones, etc.), como crónicas (alergias, dermatitis, asma, ansiedad, etc.) y en infecciones de repetición (cistitis, otitis infantiles, etc.), e incluso en cuidados paliativos.